¡6to Aniversario!

Continua CNPA Lucha Contra Gasolinazo

Narro

La dirigencia de la Coordinadora Nacional Plan de Ayala, en voz de José Narro Céspedes, considera como un avance del movimiento social el hecho que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), mantenga en el mismo nivel los precios de las gasolinas Magna y Premium, así como el diésel con precios fijados desde el 1 de enero.

 

En este sentido, la organización campesina, señaló que la decisión del Gobierno Federal de detener el incremento de los precios de los combustibles es una decisión política y no basada en argumentos económicos, motivo por el cual, la CNPA seguirá dando la lucha para echar atrás los incrementos.

 

La CNPA refirió que es mentira que la disposición que se tomó ayer por la noche en la Residencia Oficial de Los Pinos provenga de las medidas de austeridad anunciadas por el gobierno, así como la evolución reciente del tipo de cambio y del precio internacional de las gasolinas, toda vez que este gobierno no ha establecido ninguna política pública encaminada a detener los ofensivos privilegios de la clase gobernante. La política económica adoptado por los Gobiernos del PRI y el PAN ha incrementado la pobreza y la marginación para los mexicanos, desmantelando al país para construir la entrega de la riqueza nacional.

En este sentido, a decir de José Narro, la medida para detener el Segundo Gasolinazo es una acción para detener la caída libre que vive la aprobación presidencial, toda vez que las diversas manifestaciones sociales contra el primer gasolinazo llevaron la aprobación del presidente Enrique Peña Nieto a sus más bajos niveles.

 

Así, el dirigente informó que según el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP) de la Cámara de Diputados, “sólo el 6% de los mexicanos señala que aprueba el trabajo de EPN; en contraparte, el 88% lo desaprueba”.

 

De lo cual se desprende que la baja aprobación presidencial, puede traducirse en una derrota electoral para 2018, toda vez que, según el CESOP, “el 28% de los mexicanos entrevistados señala que votaría por MORENA en las próximas elecciones, el 25% señala al PAN, el 20% a un candidato independiente y el 11% al PRI”. La encuesta de CESOP refiere que la Reforma Energética impulsada por EPN es vista como el peor error de este Gobierno con 33.8% de las respuestas.

 

Es claro que un Segundo Gasolinazo generará un costo electoral muy alto en un año en que están en juego las gubernaturas del Estado de México, Coahuila y Nayarit. Es de mencionar que las liberaciones de los precios en los tres estados involucrados, serán posteriores a la fecha de elección para cambiar Gobernador.

 

Por lo anterior, José Narro recordó que el proceso para incrementar los precios de la gasolina y el diésel no se ha detenido, pues el proceso de liberalización de los precios de la gasolina comienza a partir del 30 de marzo en Baja California y Sonora.

 

En la segunda fase entra el resto de las entidades de la frontera norte: Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas y el municipio de Gómez Palacio, en Durango. La fecha prevista es el 15 de junio de este año.

 

La tercera etapa comienza el 30 de octubre, cuando se agregarán Baja California Sur, Durango y Sinaloa.

 

La cuarta fase, contemplada para el 30 de noviembre próximo, incluye al mayor número de entidades del país: Aguascalientes, Ciudad de México, Colima, Chiapas, Estado de México, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nayarit, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Oaxaca, Tabasco, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas.

 

En la quinta y última etapa de esta transición se sumarán las entidades faltantes: Campeche, Quintana Roo y Yucatán, a partir del 30 de diciembre.

 

En este sentido, la CNPA exige que se eche para atrás el primer gasolinazo y que la decisión de parar los incrementos de los combustibles sea permanente

 

Además, llamó una vez más para que se trabaje para implementar políticas públicas encaminadas para Castigar la corrupción y la impunidad. Es vital implementar una política de Estado de Austeridad para acabar con los privilegios ofensivos y el derroche, suspendiendo obras no necesarias y canalizando los recursos a la producción ganadera, de fertilizantes y reactivar la pequeña agricultura y la micro y pequeña empresa.