Opera Ludoteca de la Biblioteca Municipal

ludoteca

Tras externar su admiración y respeto al doctor Veremundo Carrillo Trujillo por su solidaridad ante numerosas causas, la presidenta municipal de Zacatecas celebró el nuevo espacio para ludoteca puesto en marcha en la biblioteca pública de la colonia Las Palmas.

 

En este sitio, donde de manera permanente se otorgan cursos tanto para niñas y niños como para adultos de belleza y computación, círculos de lectura, manualidades y destrezas, recién cumple 18 años al servicio de los vecinos de esta zona.

 

El hecho de que a un costado esté una cancha de pasto sintético que diariamente es utilizada por muchos jóvenes, ofrece otra alternativa de aprendizaje para la gente, por lo que, dijo, se buscará alguna manera de que cuente con sanitarios para que no recurran a este espacio de aprendizaje familiar.

 

En su oportunidad, la presidenta honorífica del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (SEDIF), Cristina Rodríguez de Tello, resaltó el esfuerzo de la Coordinación Estatal de Bibliotecas, encabezada por Simitrio Quezada, por la generación de nuevos espacios como este.

 

“Necesitamos conectar a los niños con las bibliotecas; reconozco el trabajo que se está haciendo en todo el estado y vamos a seguir trabajando con pequeños espacios, pero debemos seguir enamorando a los niños con las bibliotecas para que sientan un lugar donde refugiarse, que se sientan protegidos”, dijo la presidenta honorífica del SEDIF.

 

Simitrio Quezada, coordinador estatal de Bibliotecas, recordó que una de las primeras sugerencias y llamadas de apoyo fue de la doctora Cristina Rodríguez, “quien encargó las áreas para niños que aún no saben leer, por lo que con su idea, se definió que en las bibliotecas se comience a dar cabida para los niños de preescolar, que aún no saben leer, pero tener el compromiso de darles una casa y ponerlos a jugar”.

 

“No se puede hablar de un aprendizaje si no interviene la emoción, por eso los profesores aburridos no nos sirven, tenemos que hacer que los niños lloren, griten, canten y que se rían mucho y que privilegiemos las experiencias de formación porque no los estamos formando para un museo, sino para la vida y en la vida todo puede suceder”, añadió.

 

Tras el corte tradicional del listón, las niñas y los niños utilizaron los juegos y objetos lúdicos que estarán a disponibilidad de todos los que asistan a esta biblioteca, mientras el poeta Veremundo Carrillo leía su poema “Nuestros muchachos”, de su autoría en el año 2011